h1

Sólo voy a salir un rato

10 febrero 2009

Afuera arreciaba el temporal. Se inventó que tenía fuerzas y logró calzarse. Borró de su cara el dolor y dirigiéndose a la puerta de la tienda les dijo a sus compañeros que iba a salir un rato. A pesar de ello, ninguno de los otros tres compañeros de expedición que seguían vivos dudaba de que Lawrence Oates se estaba sacrificando. Su deteriorado estado físico lo convertía en una carga que les quitaba opciones de supervivencia. Ya antes había propuesto que le dejaran y continuaran ellos, pero no lo habían consentido. Ahora le miraron salir de la tienda en silencio, conscientes del esfuerzo que al gruñón Oates le estaría costando disfrazar su acto.

Era el camino de vuelta. Dos meses atrás habían alcanzado el Polo Sur para descubrir la tienda que la expedición de Amudsen había plantado allí 35 días antes. No habían sido los primeros. Y además no lograron volver. El resto de compañeros de Oates, con el capitan Scott a la cabeza, murieron unos días después.

Todos ellos son considerados héroes. Quizá porque no regresaron. De lo contrario sólo hubieran sido los segundos en llegar al Polo Norte. ¿Son entonces las terribles condiciones físicas y psicológicas a las que se enfrentaron en su regreso con sus muertes como prueba las que definen un acto heroico? Desde luego, la inutilidad de su acto no saca el nombre de Lawrence Oates de los poemas, si acaso todo lo contrario.

Porque eso sí. Tiene un nombre. El anonimato es una seria traba para ser un héroe. No hace mucho en zonas rurales de Japón con escasos recursos y duras condiciones de vida, los ancianos se aislaban y rompían los propios dientes para no tener que ser alimentados. Así el resto de la comunidad tenía alguna opción más de sobrevivir. No es muy diferente de lo que hizo Lawrence Oates, pero no nos suena a heroicidad, ¿verdad? Nadie viendo La Balada de Narayama tiene sensación de estar viendo héroes.

Anuncios

4 comentarios

  1. Vaya, que agradable casualidad leer este relato. Tengo la costumbre de buscar cada día un heroe anónimo, me desvía la atención que instintivamente ponemos en los heroes en los que me prometí no volver a fijarme.
    Hoy, donde yo vivo, hace frío y mucho viento. Desde mi ventana solo se ve un patio de luces, irónicamente, con muy poca luz. Mi heroína del día ha sido una mujer viejita que tendía, a las seis de la mañana, un mono azul de mecánico.
    Ya sé que no es lo mismo que ir al polo sur, pero me parece que es precisamente lo que cuentas en el relato. Heroes anónimos, invisibles por no tener nombre, y por vivir en un oscuro patio de luces.
    Qué bueno que tú también los veas.


    • Hola Ana,
      me alegro de que pases por aqui y de que además dejes huellas…

      …mi héroe del día va a ser alguien que se asoma a su ventana a las 6 de la mañana en busca de héroes anónimos.


  2. Qué bonita historia la de Oates. No la conocía. He investigado en iternet y leído que tenía diferentes puntos de vista que el capitán Scott. Pero Sott no le escuchaba, si lo hubiera hecho habrían llegado a la reserva de víveres.
    La vida está llena de héroes anónimos, pero sólo vemos lo más brillante, a la chica o el chico guapo, las marcas, el piso o el coche.
    Esta tarde, al llevar a mi hija al colegio he visto una niña de diez años que arrastraba como podía a su hermano de ocho. El niño no quería entrar en el cole, pero ella se sentía responsable y no quería dejarle solo en la calle. Natalia, que así se llama la niña hacía esfuerzos por no echarse a llorar. Hace ya tiempo que sus padres no les llevan al cole. Deben tener problemas. Yo la he ayudado a entrar a su hermano, pues además llegaban tarde.

    Mi abuela mismo fué una heroína. Ayudó a criar a sus ocho hermanos en un hogar donde no había recursos para terminar casada con un hombre que le levantaba la mano. Pero ha habido tantos héroes…Seguro que tú tienes alguno muy cercano.

    Interesante tema, un saludo.


    • Hola Sara,
      lo que está muy cercano cuesta mucho verlo, tal vez un poco más lejos centro mejor la mirada…

      …A ver. Hace más o menos una semana. Salí temprano de casa, toda la noche había estado lloviendo aunque ya escampaba. Una mujer que caminaba un poco delante mia recibió un tremendo chapuzón que le brindó un coche que pasaba por la calle. La mujer se paró en seco y a los dos segundos se echó a reir. A carcajadas. Estuve todo el día de buen humor.

      ¿Vale como heroína? Permíteme incluirla ¿Vamos haciendo recuento de héroes que hemos visto en los últimos días?
      – Una anciana colocando un mono azul de mecánico en el tenderete de un patio de luces.
      – Un niña de 10 años cuidando de su hermano pequeño y peleando por que entre a clase.
      . Una mujer que se echa a reir cuando un coche pisando un charco la deja empapada.

      No esta mal ¿verdad?



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s