h1

Lecciones de normalidad

1 septiembre 2009

Imagino que un domingo de 1945 por la mañana voy sentado, como corresponde a un hombre blanco, en un asiento de la zona delantera del autobús. E imagino que, como cada vez que subo al autobús desde pequeño, no veo nada anormal en la situación.

Imagino que a una mujer negra que va, como le corresponde, en la parte trasera del autobús le dicen de colocarse todavía más atrás porque falta sitio para una pareja de blancos que acaba de subir. E imagino que no veo nada anormal en la situación

Pero Irene Morgan, la mujer negra, si ve algo anormal. Se niega a cambiarse de sitio y cuando un policía la obliga a bajarse del autobús se lía a golpes con él.

Imagino, quiero imaginar, que volveré a casa hablando de lo que me ha enseñado una mujer negra esta mañana, y no de que a una negra se le ha ido la cabeza en el autobús.

El caso de Irene Morgan llegó a la Corte Suprema donde el fallo a su favor del Tribunal fue uno de los hitos que forman parte de la larga carrera que en Estados Unidos ha ido acabando con las leyes segregacionistas. Casi 100 años antes, en 1854, otra mujer negra, Elizabeth Jennings Graham, ya había peleado por ser admitida en un coche de pasajeros, y 10 años después, en 1955, Rosa Parks, también mujer negra, se negó a ceder su asiento a un blanco acabando por ello en la cárcel. Su amiga Johnnie Carr y un joven activista, Martin Luther King, se encargaron de emprender los movimientos civiles necesarios para que nadie viera como normal situaciones que no lo son.

Anuncios

10 comentarios

  1. “Tengo un sueño,
    un solo sueño,
    seguir soñando.
    Soñar con la libertad,
    soñar con la justicia,
    soñar con la igualdad
    y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas.”

    “Lo preocupante no es la perversidad de los malvados
    sino la indiferencia de los buenos.”

    MLK


    • No conocía la segunda cita. Lo preocupante no es que la gente vea poco, sino que cierra los ojos.
      Saludos.


  2. Gracias por recordar. Estas pequeñas grandes cosas la impulsan a una a no quedarse callada ante las injusticias.
    Feliz martes, besitos.


    • Callarse jamás!
      Feliz miercoles, besitos.


  3. Todavia hay ejemplos, a los extranjeros que tienen dinero les llamamos turistas, a los que no, inmigrantes.

    Alguien tiene que romper la norma para que nos demos cuenta de lo absurdo de su existencia.

    Saludos.


    • Al menos eso, que cuando alguien rompa esas normas absurdas no lo veamos como una amenaza, cosa en la que se cae facilmente porque bajo esa norma es como hemos crecido.
      Un abrazo.


  4. El primer dato que das es de 1854, seguro que no era el primer caso, si el hizo saltar la chispa, triste realidad, pero lo mas triste es que 155 años después…. quisiera imaginar que es un sueño feo y nada normal y que al despertar me encontrare con la NATURAL verdad la normalidad…una inmensa variedad de seres humanos que se respetan y que viven con los mismos derechos, sin tener en cuenta colores, clases, razas, sexo, patria….o eso era el significado de UTOPIA….
    _________________________________________________
    Utopia: Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.
    _________________________________________________

    como tu dices: “Imagino, quiero imaginar, que volveré a casa hablando de lo que me ha enseñado una mujer () esta mañana…” y que tal vez no sea una utopia.

    como siempre…
    gracias
    por removerme la entrañas


    • Estos casos han llegado a la luz pública, lo tremendo es pensar en todos los que cada día, en cada ciudad, se habrán dado. Y se dan.
      Un besazo.


  5. Hola.
    El otro día vi en el programa de entrevistas cara a cara la presentación de un libro sobre Nelson Mandela, su autor, explicó en unos minutos, con una capacidad asombrosa de simplificación lo que significó Mandela en Sudáfrica. Lo he recordado al leer tu entrada. Deberíamos negarnos, reaccionar como lo hizo en su tiempo Irene Morgan, cada uno en lo que le toque. Hace falta valor para eso.

    Un saludo.


    • Hace falta valor… y vista, porque creo que ni siquiera vemos muchas cosas que pasan delante de nosotros.
      Saludos Sara. Se te echad de menos. Mucho. Nada que no sepas.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s