h1

La renuncia

29 septiembre 2009

¿En que momento se me ocurrió enseñar a aquellos monos a andar erguidos? Esto se me ha ido de las manos. ¿Cómo iba a suponer que los iba a hacer tan desgraciados? ¿Quién podría haber predicho que la consecuencia de dejarles las manos libres iba a ser tanto pensar?

Ahora no hacen más que buscar. Me buscan a mí como si pudieran encontrarme, como si tuvieran las herramientas necesarias, como quien con un martillo intentase coser un roto. Buscan un sentido a sus vidas como si tuviera que ser diferente del de las ratas. Se han inventado algo llamado felicidad y se la han colocado bien lejos para poder estar siempre en su búsqueda. Siempre buscando y nunca siendo. Así son. En eso se han convertido. Siempre buscando y nunca siendo.

En fin, me voy. Ya no hay remedio. Que sigan ellos solos.

Anuncios

5 comentarios

  1. que tontos!!! esta a su lado, la colocaron lejos pero ella los encontro y no la ven!!!ayyyyyyyyyyyy


    • Si la ven solo es para darle una patada y mandarla de nuevo bien lejos, y empezar otra vez a buscar…
      ayyyyyyyyy tontos si que son pero porque se dedican a ponerse trampas a ellos mismos ¡¿en que cabeza cabe?!


      • ayyyyy…..tonto!!!!!!!!


  2. JEJEJE, ¿Dios en paro voluntariamente? Con este panorama, cualquiera no se cansa…
    ¡Muy bueno!
    Besitos.


    • Si, puede que ambas partes salgamos ganando ¿verdad?
      Un besazo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s