h1

La sabiduría

9 noviembre 2009

Ni un solo instante dedicaba Ory a darle vueltas al pasado. Los achaques con los que la edad le iba obsequiando empezaban a ser de los realmente amenazantes, uno de ellos sería el último, pero Ory tampoco perdía un solo día en pensar en la muerte. Ni un solo dia en toda su vida había perdido en eso. Ni gastaba nunca tiempo alguno en meditar sobre el tiempo, ni ningún mañana en mente le hacía olvidarse de su presente. Ory nunca tuvo que esforzarse en encontrarse a si mismo porque nunca había cometido la estupidez de perderse. Las sendas que andaba no eran tortuosas sino que iban derechas a lo que quería, el camino más corto que pudiera trazar.

Y asi fue hasta el final, hasta que su ya muy débil organismo no resistió un ataque al corazón. Tenía diez años. Una maldición llamada progeria había acelerado por ocho su envejecimiento. Aunque solo en parte. Su anciano cuerpo se llevó a la tumba los pensamientos, las ilusiones, las emociones de un niño de diez años. Su ignorancia dirán algunos, pensando en todo lo que hemos aprendido los demás después. A ver si lo desaprendiéramos.

Anuncios

9 comentarios

  1. Morir está incluido en el lote: vida + muerte= existencia. Pero quizás estaría bien elegir la manera, el momento en el que debamos irnos, entonces, crees que seríamos mejores personas?.


    • ¿Por qué elegir la manera de irse en vez de la manera de estar para ser “mejor persona”? No creo que un gran fundido en negro acompañado de violines pueda salvar una película mala ¿no? El problema es que hay gente como Ory que no tienen mucho margen de decisión a la hora de elegir como estar. Y me da la impresión de que quienes si tenemos más margen no lo aprovechamos.
      Un saludo.


      • Quién dijo que la vida era un camino de rosas?
        Quién cuenta que ha tenido una muerte dulce?
        Es mejor persona el que todo lo da a cambio de nada?
        Y qué se yo!
        Sin embargo si alguien me da una bofetada pongo la otra mejilla y eso no me califica de valiente.
        Estoy contigo, el reto de cada día consiste en ser mejores personas y hacer el bien sin mirar a quién.
        Saludos


  2. Sorprendente!
    Claro, si nuestra vida acabara tan prematuramente, nos quejaríamos de que se nos quedaría corta, pero eso sí, nos quitaríamos muchos sin sabores. Todos nuestros recuerdos olerían a azúcar y nuestros mejores amigos, los de toda la vida, no habrían tenido oportunidad de fallarnos.

    ¡Besos jóvenes!


    • O nosotros de fallarles a ellos. ¿Pero donde aprendemos que una vida larga hay que llenarla de sin sabores? ¡Yo quiero hincharme a algodón de azucar!
      ¡Besos! ¡Siempre jovenes!


  3. La progeria es terrible, una putada..


    • Una putada como pocas, pfff, cuesta hasta pensar en ella.


  4. Y pensar que hay quienes envejecen prematuramente de ideas y corazón, teniendo el regalo de un cuerpo incipiente…. O cómo arrojamos el tiempo a la basura corriendo tras él…

    Por desgracia, somos así de imbéciles: pensamos en la vida al contemplar la muerte, y en la salud al ver o confrontar la enfermedad. En esto también deberíamos “desaprender” y volver a ser niños, que ‘Viven’ con ese sentido pleno de la palabra que a veces tiramos por el retrete…

    Un abrazo


    • Pues habrá que meter la cabeza en el retrete por mal que huela en busca de lo que por allí tiramos. El tesoro lo merece ¿no?
      Un beso!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s