h1

Malas tierras

12 noviembre 2009

No, amigo, no. No es haber matado ahora a aquel hombre lo que no te deja dormir. Tú como yo has visto demasiadas cosas como para que eso signifique mucha diferencia. Tienes el pasado lleno de mierda, tú mismo has escapado por los pelos del abrazo de la parca en alguna ocasión y eso nunca te detuvo. Sabés que aquel cerdo sonreía sobre las sangre de muchas víctimas. Y que otras muchas estaban por llegar. Y que quizá si no hubieses sido tú hubiese sido otro. Pero lo que te duele es que aquel día actuara delante tuyo y tú no dijeras nada. Te estuviste quietecito amigo. En mi opinión eso era justo lo que tenías que hacer, de lo contrario con toda seguridad no estaríamos aqui hablando. Pero a ti te atormenta. A quien se llevó aquel día te conocía, tu lo conocías, puede que no fuerais grandes amigos, pero compartisteis humillaciones durante dias, y mientras era arrastrado a su destino no te oyó decir nada amigo. Por una vez te callaste. Y saliste vivo de allí. Y ahora el sueño te ha abandonado porque sabes que no has matado a aquel hombre por lo que él hizo, sino por lo que hiciste tú. Por lo que no hiciste tú. Lo has matado porque te hace sentir un cabrón. Saberte un cabrón. Otro mas.

Inspirado en “Todos los hermosos caballos”, de Cormac McCarthy

Anuncios

5 comentarios

  1. Siempre la conciencia se convierte en la cadena perpetua. Y yo me pregunto:
    Aquellos que consienten y aquellos que son los encargados de llevar a fin la condena de muerte, esos, tienen conciencia?
    Pueden sonreir y dormir plácidamente por las noches?
    Muy profundo tu relato.
    Saludos


  2. Perdón, corrijo lo de relato. Más bien es un testimonio. un “hacer examen de conciencia”.
    Algo que todos deberíamos hacer de vez en cuando.


    • En la culpa está el castigo ¿verdad? Lo que no se es con que leyes se ha repartido la conciencia, a veces me da la impresión de que no nos ha tocado a todos la misma cantidad.
      Un abrazo.


  3. A veces me pregunto si la gente tiene conciencia y la ignora o simplemente les importa una mierda lo que sientan los demás. Conciencia y empatía, sin duda dos conceptos que tienen que ir de la mano. ¿Se puede educar la empatía o es algo con lo que el dios cromosoma juega?

    Saludos.


    • La verdad es que no se. Supongo que algo de capacidad empática pondrá el dios cromosoma dentro y que con educación puedes o echarle dos paladas de arena encima o sacarla a relucir al sol. Por lo que si es verdad es que parece que hay gente que le importa una mierda lo que sientan los demás, los que están fuera del circulo cerrado que definen.
      Un abrazo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s