h1

Algo iba mal

16 noviembre 2009

Algo iba mal. Era una sensación conocida. No podía decir que era lo que no funcionaba ni podía identificar las señales de peligro pero hubiera jurado que un ejército de moscas se atrincheraba detrás de mi oreja. Como cuando en las películas un silencio excesivo pone en alerta al protagonista. Antes mentí. No era una sensación conocida. Era todo lo contrario. El suelo no temblaba bajo mis pies. Las zarzas no arañaban mi piel. Caminaba sin encontrarme mayores obstáculos y nadie se oponía a que avanzara.

Algo iba mal porque todo marchaba bien. Así que frené en seco. Vuelvo a mentir, lo siento. En realidad no fue fácil parar, me daba la impresión de que yo era un camión pesado a 200 por hora. Aquello invitó a un nuevo ejército de moscas a acampar en mi otra oreja. Pero al final lo logré. El pedal de freno a fondo, las tripas pretendiendo escaparse del pecho pero mis pies quietos.

Algo iba mal. Ya era seguro. Lo supe porque por fin pude levantar la cabeza y mirar alrededor mío. A mi espalda había un rastro de huellas y delante de mí, a lo lejos, el punto del horizonte a donde me dirigía. Un punto igual que los demás. ¡Y dale con las mentiras! No era igual. Lo diferenciaba que era al único sitio al que se dirigía un camino. Ahí fue cuando los ejércitos de moscas rompieron filas con la misión cumplida.

Algo iba mal y ahora había que poner remedio. Estuve un tiempo sin moverme. Analizaba mi posición, estudiaba el terreno, pero no llegaba a ninguna conclusión. No sabía a donde dirigirme hasta que empezó a levantarse aire. Por fin sonreí. No hay nada como un poquito de viento en contra para caminar.

Anuncios

8 comentarios

  1. Cómo somos de contradictorios, en fin. Si nos lo ponen difícil parece que nos crecemos, si todo es viento a favor, ¡nos aburrimos! Me alegro entonces por ti, por esa brisa despeina flequillos 😉

    ¡Mua!


    • Nos gusta caminar, o al menos es lo que pretendemos, y con el viento a favor casi podríamos montarnos en un carrito de supermercado y dejarnos llevar… y eso no!
      ¡Besito!


  2. Afortunado tú, te quedastes inmóvil. Solo un segundo bastó para que percibieras el peligro y tiempo suficiente para reflexionar y darte cuenta que no todos los caminos son veredas ni es posible el retroceso.
    No hay bandera inquieta, sólo el viento las hace flamear!
    Saluditos


    • No es nada fácil darse cuenta de que uno está en medio de una trampa, a no ser que no sea tu primera vez. Y aun asi…
      Un abrazo.


  3. Caminar sin dificultad ni obstáculos es caminar en la inercia: siempre hacia adelante, hacia el punto del horizonte donde te conduce “un” camino.

    En cambio, el viento en contra nos golpea el rostro y, siquiera para evitar su azote directo, desviamos la mirada y… sorpresa, tal vez descubramos un paisaje inesperado.
    Vivan los vendavales… 🙂

    Besos!!


    • Que vivan! De esos vientos secos y frios que te sorprenden al cambiar de dirección y te golpean la cara. 🙂
      Como decía Machado: Caminante
      ¡Besos!


  4. … no hay camino, se hace camino al andar,
    al andar se hace el camino y al volver la vista atrás
    se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar…”

    Mi poema preferido 😉

    un abrazo y “buen camino”


  5. La encontré recientemente y no pude resistirme a dejártela: sobre el caminar y el cambio…

    Besos…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s