h1

El motor de agua

20 noviembre 2009

El hombre del motor de agua va de plaza en plaza con una carpeta llena de planos hechos a mano y enormes fórmulas debajo del brazo. Nunca se separa de ella. Aborda a los peatones que aun no se han unido a su empresa y les cuenta como ese diseño del que es poseedor puede cambiar el mundo. Nunca pide dinero. No quiere socios en su empresa. No quiere deudas, recibos, pagarés ni promesas escritas. Normalmente pide tabaco o compañía, aun sin pedirla. Una charla alrededor de un cartón de vino. Y a cambio asegura el acordarse de quien accede a escucharle cuando pueda llevar a cabo sus planes. Ofrece un rinconcito reservado en su cabeza. Nada menos.

Hay muchos intereses en contra, revela en voz baja, pero el proyecto está en buenas manos. Receloso enseña unas cuantas hojas sueltas. Están atestadas de garabatos aunque no presentan un solo tachón. Blanco viejo sobre el que los trazos azules de un bolígrafo parece que no pueden mentir. Letra pequeña, muy apretada, pero perfectamente legible.

Nunca reclama la autoría. Cuando se le pregunta dice que un viejo amigo, un hombre con un cerebro extraordinario pero con un excesivo apego a la vida le había dado toda la documentación para pagarle una enorme deuda. Y por supuesto a él no le cabe duda de la autenticidad de aquello. A las preguntas sobre la naturaleza de esa deuda responde diciendo que está pagada. Luego no existe. Y cambia de tema.

Hace unas cuantas semanas que no le veo, pero no me cabe duda de que tengo ese rinconcito reservado en su memoria. Como él en la mía.

Anuncios

10 comentarios

  1. No me cabe duda. El tipo tiene un rincón de su folio en blanco garabateada en boli con tu nombre: fuente de sed.
    Te felicito por ser capaz de ver la persona que hay detrás, muchos habríamos pasado sin girar la cabeza o fingiendo una estúpida sonrisa.
    ¡A ver si os reencontráis pronto!

    Feliz finde.


    • Gracias eme, feliz finde a ti también!


  2. Sabes? Lo malo o, mejor dicho, contraproducente al tener un solo proyecto en la vida es que si no se ve el hilo conductor para que todo fluya, sucede que uno se estanca en esa idea y no ve más.
    Pienso que se debería tener más sueños, no cuesta nada y sin embargo, da tanto!
    No dejes secar tu fuente y sobre todo haz que más de un cántaro se llene de tus aguas.
    Un abrazo


    • Si que puede ser que de vez en cuando un sueño se haga con nosotros y se nos enquiste y no deje nada más nacer o crecer a su lado, pero es un sueño, cuesta mirarlo con inquina.
      Un abrazo.


  3. Sí algo me gusta de todo esto es, que en La fuente de sed, en tus entradas, no sobra ni una sola palabra…Cada una está por un fin concreto y no hay regalos a la galería. Posees la concreción de la poesía, y eso… I like it.

    Una motor de agua…me sumo a lo que dice ana…que siga fluyendo la fuente…

    saludos


    • Será que no ando sobrado de palabras como para malgastarlas.
      ¡Saludos!


  4. echo de menos un cafe contigo……..


    • mmmm de esos que huelen a whisky…


  5. Me gusta tu estilo, no sé si te lo había dicho, pero demuestras un gran dominio de la técnica…

    Y me gusta que compartamos referencias, como la de la Paddington 😉


    • Muchas gracias. Fijese usted en las gallinas 😉



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s