h1

Un par de segundos

29 noviembre 2009

Me detuve un segundo antes de entrar. Detrás de esa puerta me esperaba el final de una historia que duraba ya mucho tiempo. Y por fin el comienzo de una nueva vida.

Habían sido años de investigación hasta que localizamos donde se escondía la gente que arruinó nuestras vidas. No dudaron en intentar pisarnos cuando tiempo atrás su camino tropezó con el nuestro. Nos pudimos defender, tuvieron que retirarse con el rabo entre las piernas, pero la sangre no es fácil limpiarla de la memoria.

Habían sido años de entrenamiento físico los que hicieron posible que llegara hasta allí. Años de privaciones desde que fui elegido para colarme en la boca del lobo. Me hice más fuerte, más rápido y más silencioso mientras el tiempo apremieba por el miedo a ser atacados de nuevo.

Habían sido años de preparación mental. Y por eso abrí la puerta tranquilo y levanté el arma sin temblar. Estaban los dos a los que buscaba y les dejé que me mirasen. Lo tenía bien planeado, sabía que me reconocerían. Quería que al menos durante un par de segundos pensaran en por qué ese era su último par de segundos. Pero uno habló. Se dirigió a su compañero pero hablaba consigo mismo. No nos han perdonado, se dijo con tristeza. Y disparé.

Y comenzó una nueva vida. Sin miedo. Sin amenazas. Y con un par de segundos que no paran de sucederse una y otra vez en mi cabeza. Y van siendo ya muchos años.

Inspirado en “El Juego de Ender”, de Orson Scott Card.

Anuncios

8 comentarios

  1. “No nos han perdonado”. Me quedo con esa frase.

    ¡Besos y feliz inicio de semana!


    • Será que es la frase la que se queda con la gente…
      ¡Besitos!


  2. No es bueno mirar a los ojos al contrincante, sobre todo si es uno mismo el que tiene entre sus manos el arma y es él quién decide.
    No es bueno, todo lo contrario. Se vuelve contra uno mismo. Esa mirada quedará marcada para siempre en tu conciencia y será tu propia condena.
    No es bueno combatir la injusticia con sus mismas armas.
    Un abrazo.


    • Como dices no es bueno si lo que quieres es evitar pensar que estás en frente de una persona, que te mira igual que tú lo miras; a buen seguro es más fácil matar si despersonalizas al enemigo… y un par de ojos mirándote no deben ayudar a eso.
      Un beso.


  3. La violencia sólo engendra violencia. Es una espiral estúpida y estéril en la que conviene no caer.


    • Creo que para frenar esa espiral es importante trabajar en las causas que generan esa violencia; no solo impedir que unos hechos generen consecuencias sino quizá impedir que esos hechos sucedan.
      Un saludo.


  4. jooo…y no para de escribir, y yo despiste de mi dejandote en un rincón, para ponerme al dia voy a tardar una eternidad!!!!!!!!!!. pero tu sigue, que ya voy
    como siempre gracias
    y hoy un besazo, por que si, ala


    • Pues otro besazo para ti, que no me pienso quedar atrás (ni en un rincón 😉 ), ala



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s