h1

Efectos secundarios

30 diciembre 2009

Mi hermano era un tipo feliz. O al menos de esos que al ser preguntados se definen como felices. Por la mañana, a las ocho en punto, se sentaba a trabajar con una sonrisa y ganas de hacer bien su labor. Dos horas después cogía la chaqueta del respaldo de la silla y acudía a la cafetería. Desayunaba con cuidado, quejándose orgulloso de como su mujer le mataría si apareciese en casa con la camisa manchada. Le encantaba su mujer. Su cómplice perfecta y necesaria. Guapa y con la sana intención de caer bien a todo el mundo. Como él. Tenían dos hijos, y aunque los dos eran varones, no se puede pedir todo, a los dos los adoraba. Los domingos por la mañana iba con ellos a limpiar minuciosamente el coche. Después no lo metía en el garaje sino que lo dejaba en la puerta de su casa hasta por la noche. En la urbanización nunca había problema de aparcamiento.

El problema empezó cuando en su trabajo quedó vacante la plaza de encargado. Mi hermano se quedó fuera de la selección tras hacer el test psicotécnico. Eso no le cuadraba en el guión. Comenzó a hacer compulsivamente crucigramas, sudokus y tests para calcular su cociente intelectual. No lograba que fuera aceptablemente alto. Y justo en aquella época aparecieron aquellas pastillas. Parecía que iba a ser la revolución. La gente no se atrevía a probarlas, más vale no tocar el cerebro decían, pero él no lo dudó. Tenía que arreglar el fallo de guión.

Funcionaban. La mejoría en los resultados de los tests lo decían. Pero había efectos secundarios. El tedio apareció en el trabajo, las buenas caras de sus compañeros ahora le parecían hipócritas, no dejó de querer a su mujer e hijos, o eso creía, pero no conseguía tiempo para hacer lo que quería hacer, o para pensar que quería hacer, por que eso es lo que ahora sentía que necesitaba, pensar que quería hacer. Quizá lo primero sería mudarse. Un cambio de aires. Pero su familia no lo iba a ver tan claro. El guión se complicaba.

Mi hermano supo parar a tiempo. Dejó las pastillas antes de que sus efectos fueran irreversibles. Aunque no ha recuperado del todo la felicidad. No logra olvidar completamente lo que pasó.

Inspirado en “Flores para Algernon”, de Daniel Keyes.

Anuncios

18 comentarios

  1. 🙂

    Vaya, vaya,…vaya…

    Tengo que leerla, si, habló de la novela, dicen que lleva la ternura en cada una de sus letras, debe de ser casi tanto con tus escritos.

    Gracias por el empuje.


    • Lleva ternura… y más cosas. Bueno, ya me contarás que tal.
      Un placer empujar 😉


  2. Las vidas guionizadas, pulcras y asépticas en su totalidad, sin mácula aparente, no me las creo. No me parecen auténticas. Prefiero mancharme en el barro y vivir la imperfección con intensidad. Una vida sin cicatrices no merece la pena.


    • ¿Verdad que si? Cuando uno ve a alguien que parece sacado de El Show de Truman… ¿es tan perfecto todo a sus ojos como aparenta? Y digo a sus ojos por que a los míos no lo es. Yo también prefiero mancharme en el barro.


  3. La perfección como tal no existe porque siempre hay algo más y como entres en ese rol siempre te sentirás insatisfecho y se acaba por perder el norte. Prefiero lo sencillo, lo simple, lo que a uno le hace sentir bien. Las aspiraciones estan bien, ese estrés sano que acarrea nos hace seguir en la lucha pero… cuidado! no caigas en la tentación de querer alcanzar la cumbre. Siempre hay una más alta.
    Un beso


    • Uy, pues los de las cumbres no están mal, los que no encuentran paz hasta que no llegan a la cumbre más alta. Otros no paramos hasta llegar al fondo del pozo, y ahí nos ponemos a buscar otro más hondo 🙂
      Un besazo.


      • Sabes? Igual de insatisfechos se sienten los que aspiran a esa cumbre inalcanzable que aquellos que se dejan caer en un pozo cada vez más profundo. Si quieres siempre habrá un culpable para ambas situaciones pero, es uno mismo quien tiene que poner punto y final a muchas cosas.
        Sabes? El sol sigue saliendo siempre puntual. Apúntate!
        Besos


      • Y después cada noche desaparece el muy ladrón…, pero en fin, es verdad que cada día amanece que no es poco.
        ¡Un besazo!


  4. Fue feliz hasta que empezó a cuestionarse a sí mismo.
    ¿Es cierto que la ignorancia es el estado ideal para la felicidad?

    Un beso grande de fin de año 😉


    • Desde luego a mi me parece que la felicidad y la ignorancia son dos colegas que se llevan muy bien. Pueden salir cada uno por su lado de vez en cuando, pero yo los suelo ver de la mano.
      No somos infelices por nada, lo somos por que conocemos cosas o por que no hallamos repuestas… ergo ¿que pasa si no nos hacemos preguntas?
      ¡Un beso!


  5. Eterno debate este… ¿no pensar demasiado nos hace más felices y, así, “mejor no tocar el cerebro”? ¿O, en cambio, “perseguir el horizonte, que siempre se aleja, es lo que nos hace avanzar”, como dice Galeano?
    Algunos podrían esgrimir que ni una cosa ni otra, que mejor “buscar el punto medio”, pero entonces recuerdo un post tuyo que decía “por qué en el llamado equilibrio ha de estar la virtud?”

    Sinceramente, demasiadas preguntas que hasta ahora no he sabido responder. Y, de nuevo sincera, no sé hasta qué punto podemos elegir una opción u otra. Eso sí, quien sepa dónde se haya la perfección, que me lo diga, para huir hacia el otro lado 😉

    Besos, de Fin de Año y Año Nuevo…


    • Me parece que ese debate existe en un plano racional que como bien apuntas en el segundo párrafo no es real. Siempre optamos por avanzar, llevamos grabada geneticamente la busqueda de conocimientos, yo creo que muchas veces por encima de la famosa en el mundo entero busqueda de la felicidad.
      Vamos que no tengo nada claro que alguien fuera capaz de dejar de tomar las pastillas.
      Un beso enorme.


  6. Esta clarísimo que la ignorancia hace mucho por la felicidad, el que no aspira a nada no tiene fracasos, pero triunfar es una felicidad más completa que la que nos pueda producir la ignorancia, por eso nos arriesgamos.

    El problema de verdad aparece cuando no somos capaces de admitir el fracaso, o cuando alteramos nuestra escala de valores nublados por un espejismo de felicidad.

    Hay que tener claro que es lo que importa y no olvidarlo nunca. A partir de ahí, aspirar a todo.

    Saludos.


    • Yo no se si lo calificaría como “felicidad más completa” pero creo que te entiendo. Ni siquiera diría que es mejor, sino que simplemente es así. Lo que venga con el saber alcanzado (“triunfar” me parece poco comedida, jeje) es lo que pretendemos que nos de calor (y no el que derive de no saber).
      Desde luego es importante estar preparado por que a veces ese calor quema y no es agradable y es mucho más feo que lo que se atisba a ver en el “espejismo de la felicidad”, pero llevas razón en que eso no debería hacernos desfallecer. Si sabemos que es así.
      Un abrazo.


  7. Cómo te entiendo… Sólo manchándose en el barro se pueden llegar a conseguir las más altas metas. ¡Pero cuesta tanto!

    Te deseo un 2010 lleno de retos, y de barro 🙂

    Un abrazo


    • Buen deseo, gracias. Lo mismo para ti. ¿Que tesoros habrá escondidos en el lodazal?
      Un abrazo.


  8. Yo voy a medio camino, subiendo la cima mas alta. Me dan ganas de tirar hacia abajo; ya casi no veo a la gente que está en los pozos. Pero no hay problema, arriba en la cima, seguro que solo hay un gran precipicio.
    Como sabes, no necesito pastillas; De ignorancia, ya voy bien servido. Pero me voy superando, cada día desaprendo algo nuevo. Un abrazo y Feliz año


    • Eso sería un buen proyecto… voy a hacerme una lista de cosas que me gustaría desaprender. Pero entonces me faltará la técnica para hacerlo. Te tendré que preguntar.
      ¡Un abrazo Enrique!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s