h1

La nada

7 febrero 2010

Viernes. El trabajo atrás. Su jefe atrás. Con los tubos fluorescentes, las agendas y hasta las grapadoras. La buena presencia, los resultados, la eficiencia. Todo atrás. Delante la noche. Viernes noche por fin. Sus amigos. La risas. El pasado en historias, el futuro en el olvido, la calle por planeta. Los bares. La música. La gente. Y Sofía. Quizá Sofía. Ojalá Sofía. Y de repente esa canción. Ese estribillo. Los saltos. La cerveza. La evasión. Y el descuido. Una cazadora manchada. Cualquier cazadora. Pero no la de cualquier persona. El tipo equivocado. Un conocido equivocado. Los recuerdos equivocados. El pasado de vuelta. Y las palabras. Los insultos. Las ofensas. Los malentendidos bien entendidos. Las manos. Los puños. Los empujones hasta la salida. Los gritos. Una botella contra el suelo. El cristal contra la piel. La suerte. La mala suerte. La sangre. Las sirenas. El suelo. Su nombre. Primero cerca. Luego lejos. Y más lejos. Y la nada. La nada. La nada. Y ni eso.

Anuncios

13 comentarios

  1. Crónica de una muerte telegrafiada.

    ¡Qué buen texto!

    Un besazo.


    • Muchas gracias eme.
      Un beso para ti también.


  2. Qué triste! La nada frente al ser. El dejarse llevar en oposición a la propia voluntad. El vacío simil del hueco…y, donde quedaría la persona?
    Existe ese lugar, quizás en esa nada que está ahí, esperando a alguien que anda algo descarriado.
    Es cuestión de cada uno buscar y luchar por su espacio y no andar arrastrado.
    Un beso


    • Si, que andar arrastrado no se hace nunca de motu propio, que a uno lo arrastran y eso hay que evitarlo. Aunque la nada está al final vayamos como vayamos ¿no?
      Besitos.


  3. Un abrazo grande. 🙂


    • Vaya, que bien. Pues otro para ti.


  4. Un texto de café, copa, puro y vitrina, Fuentedesed. De lo mejor que te he leído y mira que es difícil elegir entre tanto bueno como sale de tu teclado. 🙂


    • Uy, muchas gracias Domingo. Pues un café, copa y puro que nos debemos ¿vale? Un saludo.


  5. Mira que es difícil describir la nada. Pues sí, tienes razón, mejor quitar palabras, que tantas veces molestan más que contribuyen…
    Y la nada ¿qué es la nada? ¿Es igual a vacío, igual a “cero”? ¿Y por qué da tanto escalofrío pensar en ella? Quizá porque no la podemos imaginar, recrear en nuestra mente, y lo que no podemos controlar desde nuestra ‘imaginación’, asusta….

    Ya sé que no somos mancos….


    • La nada no es el hueco que queda cuando quitas algo, es más bien un “no es”, está antes de que ni siquiera se piense en ese “algo”, antes de la palabra, aunque también está después, siempre está después, cuando sumas palabras, aunque no uses verbos… 😉
      Un abrazo lleno de brazos.


    • La nada no es vacío, no es hueco. La nada es espacio, de gran capacidad y adaptación. La nada es inmaterial, posee química, aunque parezca absurdo o increible la nada atrae porque, como bien dices, no la podemos imaginar ni controlar pero nadie quiere perecer en ella y luchamos para no sentir esa “nada”. Sabes, cada uno tenemos la nuestra propia, búscala pero sin agobio porque al final comprenderás su sentido.
      Un beso.


  6. En cuatro líneas has contado mucho, pero mucho, mucho.
    Qué pena que el final sea así, cruel, como la vida misma.


    • No me cabe duda de que de ese “mucho” tú has puesto al menos la mitad. Y es que la calidad del que lee, o de la que lee, no se debe ignorar.
      Un beso grande.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s