h1

Vísceras

15 febrero 2010

Que sí, que a mi me los han dado cambiados, que no se me ocurre otra explicación y llevo ya tiempo buscándola. Porque no lloro por llorar, que la cosa no es fácil soportarla, que es un día tras otro, y no es que le quiera echar la culpa a nadie, ni siquiera digo que los demás estén mejor, sólo es que a mi me los han puesto al revés o algo así y que menos que decirlo, que si no reviento.

No deja de asombrarme escuchar a la gente, oír decir lo visceral o cerebral que cada uno es, que sus corazones les llaman a lanzarse al vacío, a arriesgar, a hacer lo que les gusta sin miedo a las posibles consecuencias, y que sus cabezas luchan por mantenerles con los pies en el suelo, y a ayudarles a no tropezar dos veces en la misma piedra, y a nadar guardando la ropa y toda esa serie de cosas que no dejan de repetir una y otra vez. Y yo no entiendo nada. Es que no entiendo nada, ni esa lucha interna ni ese equilibrio entre dos fuerzas que me son ajenas o que al menos en mi campo de batalla se han vuelto locas o juegan a cambiarse de uniforme o yo que sé.

Y mi cabeza sin dejar de decirme que adelante. De exigírmelo. Que no se me ocurra conformarme, que lo bueno no me impida buscar lo mejor, aunque sea a costa de perderlo todo, que mire el reloj, me dice constantemente que mire el reloj y me pregunta si acaso veo que las agujas dejen de moverse, y no, las agujas no paran. La cuenta avanza hacia atrás y yo he de avanzar hacia delante. Y mi corazón sin ya demasiado resuello me dice que él no puede más, que ya está bien, e intenta pedir clemencia, pero apenas le sale la voz mientras sigue caminando.

Anuncios

11 comentarios

  1. Mi corazón también está hecho polvo. Es asmático y ya no aguanta más carrera. Se ha rendido pero no puede dejar de latir, irracional, vacío, mientras mi cabeza se compadece de él.

    Dentro de nada mis pies tomaran el mando y seré un cuerpo vagabundo por las calles de Madrid, sin intención, sin destino y sin luchas internas, sólo un cuerpo, dos pies que caminan.

    ¡Un besazo!


    • Perdona la osadía de responderte, eme, he sentido el impulso y como esto trata de corazones e irracionalidades…
      Pobre corazón tuyo, que le llamas vacío cuando quizá lo que está exhausto. ¡Cuánto le exigimos a este musculito, trabajador incansable..! yo a veces he querido arrancármelo, arrojarlo al suelo y marchar sin él, pero al final me ha dado moriña y he vuelto a recogerlo, aunque estemos siempre peleando.
      “Ánimo” es una palabra que, como todas, puede sonar tan vacía… Pero ahí queda. Un beso, y recuerdos a Madrid…


    • Pues puede no estar mal. Que los pies tomen el mando, que los que hasta ahora han mandado han demostrado su ineptitud. ¡Pies al poder! Sólo espero que no se acaben corrompiendo y se nos vuelvan pretenciosos y no les basten esos cuerpos vagabundos.
      ¡Besazo!


  2. Caramba, algo así siento yo, pero sin las prisas del tiempo, al menos, no todavía.
    Un beso, corazonciño. 🙂


    • Me gustaría no definirlo como prisas, ir despacio no significa no avanzar. A veces me parece incluso la única manera. Pero eso si, sin descanso.
      Bicos mirada.


  3. Gracias @,
    la verdad es que me ha encantado tu osadía.
    Ser demasiado exigente, eso lo he escuchado alguna vez. Puede que le esté pidiendo a mi corazón bombear como el de un corredor de cien metros lisos cuando mi cuerpo es más de dominguera en bicicleta.
    Recojo tus ánimos porque siento que vacíos no vienen precisamente.
    Un besazo y Madrid te devuelve los saludos 🙂


  4. gracias eme, pues todos para ti!
    Por cierto fuentedesed, por supuesto, adelante, siempre adelante (y que el Tiempo intente alcanzarnos…)

    Tic tac, tic tac 🙂


  5. Siempre estamos en lucha constante. Nuestro pies avanzan, no siempre adelante. Nuestro corazón late, no siempre lleno de optimismo, pero él sigue su curso. Y nuestra cabeza? Pobre de ella, cuantas contrariedades ha de soportar. Porque los sentimientos no nacen en el corazón, es en la cabeza y por muchas máscaras que utilicemos para cubrir nuestro rostro lo único que hacemos es falsear, con qué? Siempre con el “tiempo”. Como dice @ “adelante, siempre adelante”
    Un beso


    • Todo está en la cabeza, pero los mecanismos que hacen a mucha gente frenar y medir sus pasos, a otros empujan hasta que van a trompicones. ¿Es esto es lógico? Ya, si, se que sí…
      ¡Adelante! Como el tiempo.
      Un besazo.


  6. La vida (al menos la mía) es una discusión constante entre lo que quiero hacer, lo que debería hacer y lo que me dice mi apatía que quiere hacer (o no hacer).

    Qué puedo decir, los 3 tienen razones de peso y los 3 en ocasiones me han sacado de algún sitio oscuro donde no debía estar. También los 3 me han metido en agujeros de los que me ha costado salir.

    ¿Qué es mejor hacer lo que dice tu raciocinio, lo que te dice el corazón o no hacer nada y a ver que pasa? Nadie tiene la respuesta a esto.

    Como dijiste una vez, la mala suerte (o las malas decisiones) solo son falta de perspectiva, ¿no? La cuestión es no quedarse quieto si uno no esta cómodo, el camino… siempre será incierto.

    Saludos.


    • Si no no sería camino, o sería uno por donde ya hubiermos pasado… y eso quizá es lo que para unos es cómodo y para otros no.
      Me resulta curioso ver el peso que le das a la apatía frente a los otros dos motores, tal vez porque es sincero, está a su altura, y no todos sabemos reconocerlo o siquiera verlo.
      Un abrazo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s