h1

La semilla I

12 marzo 2010

¿Ya no te acuerdas de lo que le hicieron a Fran? No le cortaron las manos pero se las ataron a un teclado y ahora se pasa el día introduciendo los datos personales de gente que ni conoce ni conocerá nunca en no sé qué programa o sistema o algo así, eso que no para de nombrar con unas siglas. Nunca las logro recordar. Y los registros. También habla de registros. Formularios y registros. Antes no era así. Acuérdate de él. ¿Has conocido a alguien con tanta curiosidad? Se podía pasar horas hablando de un tema a base de hacernos preguntas. Nos estudiaba. El cerdo nos estudiaba. Eramos su población muestra. Todavía pienso en aquellas conversaciones. Siguen vivas. Siguen sin concluir. Por eso a él le encantaban. Pero parece haber olvidado aquellas preguntas. O le dan igual. Ahora de su boca sólo salen registros. No le han cortado la lengua pero para eso la usa ahora. Introducción de registros, edición de registros, los dados de alta, los que están en cola de no sé qué y un montón de palabras más. ¿Y sabes por qué Sonia? ¿Sabes por qué no habla de otra cosa? Eso es lo peor. Porqué le gusta. Se cree lo que hace. ¿Somos así de marionetas? Parece que solo hace falta saber hacer algo bien para que nos guste hacerlo. Nos dan un terrón de azúcar de vez en cuando y creemos que hemos encontrado el sentido de la vida. Y ese es el final. Encontramos la felicidad y nos sentamos a ver los deportes en la tele. Ese es el final. Y a luchar por los nuestros. Eso hace ahora Fran. Lucha por los suyos. ¿Lo puedes creer? Fran en un gimnasio. Yo no lo puedo creer. Bueno Sonia, me tengo que ir. Siento ir con prisas. Nos vemos ¿vale?

Anuncios

6 comentarios

  1. Me quedo pendiente, más que curiosidad tengo por la continuación…


    • Jeje, curiosidad que pronto será satisfecha.
      Un beso.


  2. “Estabilidad.No cabe civilización alguna sin estabilidad social. Y no hay estabilidad social sin estabilidad individual”
    Hacer que las vidas sean emocionalmente fáciles, para resguardarlos en la mayor medida posible de toda emoción.
    Control señores, todo bajo control.
    Un mundo feliz.
    Siento ir con prisas, al igual que el conejo de Alicia en el Pais de las Maravillas.
    Un beso


    • Las pastillas para no soñar que decía Sabina, ya sabemos del peligro de las emociones; son fuente de frustraciones y por tanto de esa peligrosa inestabilidad que comentas…
      Un mundo feliz.
      Un beso.


  3. Este post “me llega”..
    Porque hoy mismo me han ofrcido un curso de programador de datos…
    y yo …me niego a vivir pendiente de unas estadisticcas o unos numeros… siempre pensé igual…no me crearon para el mundo administrativo…
    aduras penas levo mis propios papeles…¡¡¡

    prefiero trabajar…. trabajar con las manos…
    al menos me deja la cab eza libre…aunke esa “libertad” me obligue e soñar con todo lo que no tengo…

    solo una cosita…
    yo voy al gimnasio…
    que hay de malo?
    es lo mejor que hago alo largo del dia…el unico momento “mio”….
    🙂

    u saludo desde el sur


    • Hola fire,
      ¿una cabeza acostumbrada a soñar, aunque sea con el sabor agridulce de soñar con lo que no se tiene, puede dejar de hacerlo? O mejor ¿si has soñado con estrellas te conformarías luego con farolas? Conscientemente no, pero si te logras engañar…

      En la entrada no se hace una valoración moral sobre ir al gimnasio. Quien habla de Fran se muestra sorprendido porque le extraña ese hecho; a Fran no le pega. O al menos al Fran que él conoció.

      Pues otro saludo desde el sur 🙂



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s