h1

La semilla II

16 marzo 2010

Hola Fran,

¿Como estás? ¿Todo bien? He oído que Marisa está embarazada así que aprovecho para darte la enhorabuena.

Supongo que te estarás preguntando si después de tanto tiempo te escribo por alguna razón concreta o sólo en honor a aquel “nos tenemos que mantener en contacto” que nos proponíamos cuando íbamos viendo que cada vez coincidíamos menos. Puede que ver mi nombre en la bandeja de entrada te dé una alegría o por el contrario te dé… no sé… ¿pereza? No me haré la fuerte diciendo que me da igual lo que sientas. No me da igual. Pero en cualquier caso no influye en lo que busco escribiéndote. Te sacaré de dudas adelantándote que probablemente esta va a ser la última vez que sabrás de mí. He decidido marcharme. Dejar esta ciudad y con ella lo que ha sido mi vida hasta ahora.

¿Has leído el archivo que te he adjuntado? Si lo has hecho sé que no es necesario decir que me encontré con Diego, con el Diego, hace un par de semanas. También hacía mucho tiempo que no lo veía. Como cambian las cosas ¿verdad? ¿Te imaginas que pensaríamos si hace cinco años nos hubieran dicho que relación íbamos a tener hoy? Nos hubiésemos muerto de pena. Y no porque las cosas cambien, sino por como cambian. Diego, de alguna manera, sigue mirando desde aquella posición. Bueno, seguía mirando. Murió ayer.

Como te he dicho me voy. No creo que pueda enderezar mi vida, necesito otra. Y si tengo alguna posibilidad, desde luego, es lejos de la primera. No te he transcrito lo que Diego me dijo sobre ti porque piense que debas plantearte hacer algo parecido. Ni mucho menos. Yo no opino como él. Simplemente ignoro como eres ahora. Pero quiero ir con el mínimo equipaje posible y las ganas de contarte todo esto ocupan mucho.

No sé como murió Diego. No quiero saberlo. Con lo poco que sé del camino que ha llevado ya me parece más honesto que el mío. Lleve a donde lleve.

Un abrazo Fran.

Sonia.

PD: No hace falta que contestes.

Anuncios

4 comentarios

  1. Y Sonia se va… me pregunto cuál ha sido el resorte, el momento definitivo en que ha pensado “no, esta vida no la quiero” y marcha en busca de.. ¿otra? Tampoco sabe muy bien a dónde va o qué busca, imagino (o creo imaginar), pero al menos sabe lo que no quiere y eso, vaya, es ya mucho más que lo que tenemos la mayoría.

    Buff… los caminos, quién sabe cómo recorrerlos (aunque a veces sabemos con quién nos gustaría…)


    • Lo que quiere Sonia es simplemente andar de otra manera, supongo que la cuestión es el “cómo recorrerlos” que mencionas; no el hacia donde ni el desde donde, la clave sería el cómo, y claro, el con quien va ahí implícito…


  2. La mayoría de los caminos nos parecen siempre más honestos que el nuestro, conduzcan a donde conduzcan.

    “No creo que pueda enderezar mi vida, necesito otra”
    …me gusta

    un abrazo

    Postdata: La postdata es demoledora…


    • Uy, pues no es que considere yo el mio excesivamente honesto ni mucho menos pero los hay por ahí que asustan.
      Un abrazo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s