h1

El individuo

2 junio 2010

Llevo una semana despierto después de haber estado cinco años en coma. A quien pueda interesar le comento ciertas observaciones que me perturban:

Primero. El mundo, visto con la suficiente perspectiva, es exactamente igual esté yo o no. Si se acerca la vista lo suficiente se puede distinguir el lugar en el que yo estaba. El lugar si, el hueco no.

Segundo. Si me encuentro a la gente que veía antes con frecuencia, mi sensación es de que hace solo unos días que no les veo. Los cinco años que sí han pasado por delante de sus ojos van apareciendo en pocos segundos. Por alguna razón esto me causa desasosiego. Sin excepciones.

Tercero. Ayer me crucé con alguien a quien no veía desde hace más de cinco años y que ignoraba lo que me había pasado. Cuando se interesó por cambios en mi vida pensé en como iba a cambiar nada si para mi no habían pasado más que algunos días. Lo pensé sinceramente, pero hubiera mentido al decirlo.

Anuncios

16 comentarios

  1. Me asustas.
    Enhorabuena por despertar.
    Otros todavía seguimos en ese dulce letargo.
    Perdona que discrepe. Si tu has estado en coma 5 años, otros llevan muertos muchos , muchos años.
    Acaba de sonar el despertador. Lo estamparé contra la pared, y seguiré en coma.
    Perdona que no me levante.
    Dulces sueños.
    Un abrazo.


    • Bueno, si los sueños fueron dulces casi sería más apropiado el pésame que la enhorabuena por despertar, ¿no?
      Pero en este caso no hay sabor de boca que de pistas sobre si los sueños fueron tristes o amargos. Solo un lapsus de tiempo.
      Perdona que discrepe, me consta que no te tienes que levantar. Siempre estuviste de pie.
      Un abrazo.


  2. Hay muchas formas de estar en coma: malgastando tu vida en un curro de mierda que no te llena, agotando tus energías en una relación de pareja que no lleva a ningún sitio y así un suma y sigue con tantos peldaños como tú quieras. A veces ocurre el milagro del despertar, pero no siempre y no tan a menudo como sería deseable.


    • Al menos durante un coma no se sufre, pero en las situaciones que planteas tiene uno que acabar sabiendo bien a que sabe el suelo. Y a esperar el milagro… recemos.
      Saludos.


  3. Hace unos años hubiera querido estar en coma, pero ya no, ahora quiero verlo todo, aunque de igual que esté o no esté. Solo quiero ver lo que ocurre.

    Saludos.


    • Es verdad, sería como no querer ir al cine porque la película sea la misma vaya uno o no vaya. La de películas que he disfrutado y que me hubiera perdido si hubiera pretendido ser yo su ombligo. Historias interesantes…
      Un abrazo.


  4. Tiene que ser fastidioso despertarse despues de 5 años y ver que nada ha cambiado, ni siquiera nosotros mismos…Me apunto a lo dicen de seguir en el dulce letargo: por los siglos de los siglos.


    • ¿Pero no sería también fastidioso despertarse y ver que todo ha cambiado, incluido uno mismo, y que te lo has perdido?


  5. Sólo puedo decir una cosa: me encantas.


    • Pues sólo puedo decir una cosa, pero lo haré vehementemente: ¡gracias!


  6. Que perturbador tiene que ser eso!!, despertar y ver que la vida ha pasado para todos excepto para ti. Imagino que ese será el motivo por el que muchos del mundo de los despiertos entran en crisis de angustia.

    Besos


    • Si ya es perturbador el paso del tiempo mirando un segundero avanzar, ¿como tiene que ser pasar una hoja de calendario y encontrarte unos años más ¿adelante?
      Besos.


  7. Qué contradictorio es el ser humano! (“contradictorio” viene a significar aquí algo así como “toca cojones”, pero menos sonoro): si volvemos después de una ausencia y todo sigue igual, nos angustia; si volvemos y algo ha cambiado, casi nos indigna, “¡valiente osadía que ocurran cosas cuando yo faltaba!”…

    Así le ocurre al viajero que retorna después de cierto intervalo a lo que es/fuera su hogar: ve que el tiempo es, desde luego, relativo; que marcha a múltiples velocidades aunque el final sea para todos el mismo (al menos, en el mismo sitio).

    Lo que uno saca de humilde conclusión es que, a fin de cuentas, nadie es actor imprescindible en esta película de reparto interminable.

    Besos. To be continued…(o Show must go on…)


    • Como los niños que para esconderse se tapan los ojos, casi esperamos que no pase el tiempo en los sitios donde no estamos. Parece que pensamos que todo el mundo es una creación de nuestra mente, que no solo somos actores sino directores de esa película, y puede que no seamos ni un jarrón en la mesilla de un pasillo.

      Besos II.


  8. que casualidad…
    un familiar esta en coma desde hace un mes por un atropello..
    es duro…todos esperamos que un dia despierte…
    asi que este post me afecta doblemente…

    un saludo…¡¡¡


    • Joder, tiene que ser difícil esa incertidumbre, y más cuando uno no tiene en sus manos el poder hacer mucho. Lo siento.
      Un abrazo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s