12 comentarios

  1. En caso de que eso se pudiese saber, a mi tampoco me gustaría saberlo. Que mal, no?, vivir sabiendo cuando y en qué circunstancias vas a morir.

    Besitos.


    • Tiene que ser una tortura. Me pregunto si hay diferencias en como sería para los que tienen su muerte aceptada y los que no.
      Besitos.


  2. Tenemos muchos ejemplos de grandes escritores que han escrito sus “predicciones” ¿las habrán escuchado de sus pitonisas?.
    A mi si me gustaría saber que va a venir por delante de mi, al menos en los siguientes digamos ¿80 años?.
    🙂
    ¿Tengo manera de saberlo?


    • Claro que tienes manera, es maś: no te va a quedar más remedio 🙂
      Y oye, ¿por que solo en los siguientes 80 años? ¿por que no en todos los que queden?


      • Porque me refería al por venir, a lo que está por venir después de que yo muera.
        No tanto saber la vida que me queda por vivir, que espero enterarme, 😉
        Ni cuando moriré…


  3. Uffff!! ¿¿Saber lo que nos depara el futuro? No me apunto ni de coña. Me aterra tanto por la perspectiva de que no me guste lo que acabe siendo (y condenarme a la apatía eterna) como por el hecho de restar sorpresa a mi vida (y condenarme, también, a la apatía eterna).

    Eso sí, alguna pistilla de vez en cuando sobre el camino que puedo tomar…. Un poquito de clemencia, Señora Pitonisa!


    • Nada de clemencia. ¡Me muestro imperturbable! Ni una pista, que luego venís con el tema del libre albedrío, y, claro, fijese usted en las gallinas!


      • Desde luego, que le cuesta a uno soltar el mando cuando lo tiene bien agarrado eh???
        Pues nada nada, esperaré paciente en el bancal mirando el sol (saliendo por el este, de toa la vida)a ver si en una de estas termino de germinar…
        Señora Pitonisa, además de no saber montar en bicicleta, apesta usted a lomo de cochino! 😛
        Ea!


  4. Esto me recuerda las palabras del poeta Ángel González: “Te llaman porvenir porque no vienes nunca”. 🙂


    • No viene nunca hasta que simplemente desaparece, el porvenir y el loquefué, al menos para uno mismo cuando deja de ser uno mismo, y Ángel González hablaba también de eso: “Lo que queda, tan poco ya, sería suficiente si durase”. Me pone los pelos de punta ese poema.
      Un abrazo.


  5. Me ha gustado muchísimo…eso de ver la vida por segunda vez…fantástico.

    enhorabuena, de nuevo.

    un saludo


    • Sería una extraña elección, si en verdad se creyese en ella ¿verdad? Como dice @, una condena a la apatía.
      Gracias.
      Un saludo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s