h1

La broma macabra

16 junio 2010

Braulio es el viejo que se sienta en el banco de la estación que queda enfrente de los servicios. Pasa allí la tarde porque disfruta sabiendo que las chicas que entran están a punto de bajarse las bragas. Cuando un minuto después salen, Braulio se excita pensando en lo cerca que ha estado de verles lo que esconden.

Rosario después de una semana se sigue ruborizando cuando el enfermero del hospital le pone la cuña. Por eso le alivia ver aparecer una enfermera tras pulsar el llamador. Con ellas se relaja y habla orgullosa de su hijos que quizá no tarden en venir. Él muy guapo y con mucho trabajo, y ella, tan inteligente, ya le ha dado dos nietos.

Carlos aun no se llama Carlos porque acaba de nacer. Llora casi constantemente y, aunque nadie lo sabe, lo hace por todo lo que no llorará cuando se parezca a los demás.

Anuncios

10 comentarios

  1. Lo que no entiendo es el título.
    🙂


    • Uy, a mi que me vas a contar, es lo que tienen las bromas macabras, que cuesta entenderlas 🙂


  2. Parece que lo macabro es el “por venir”. Parece que Carlos intuye lo que no le dijo la Pitonisa. Parece… parece un cuento bastante triste, no??


    • Quizá la intuición es el verdadero conocimiento, que luego enterramos a paladas de razocinio para que nos podamos tragar el cuento hasta el final. Menudo regalo, las cosas que esconde.


  3. Carlos no se llama Carlos, se llama Gerard. Nació casi al mismo tiempo que publicaste el blog.Es hijo de Eva y llora casi constantemente para aprovechar que aún es un bebé y puede llorar lo que le dé la gana.


    • Dejamos de ser bebé cuando escuchamos por primera vez: “¡ahora vas a llorar con razon!”… y empezamos a llorar por, al menos ,dos razones.


  4. Cuantas vidas así hay, verdad?. Que mal, cuanta soledad se sufre en esta putavida!!

    Un besote


    • Creo que el ser humano es clasificado como animal social, la soledad debería ser entonces una anormalidad. ¿pero una anormalidad puede ser tan comun como la soledad es? No sé, me da la sensación de que simplifico demasiado, pero es que esa sociedad en la que habitamos está construida de una manera que resulta tan hostil con sus arquitectos. No lo acabo de entender bien.
      Besote grande.


  5. No sé qué decir, la verdad. Para qué me voy a andar con rodeos. ¡Je,je,je! Aprovecho, eso sí, para mandarte un saludo admirativo por tu talento narrativo, que en ocasiones, como es el caso, me deja sin palabras. 😉


    • Jo pues muchas gracias! Además viniendo de alguien cuyo criterio valoro sinceramente.
      Un abrazo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s