h1

Oferta y demanda

30 noviembre 2010

El individuo A ha comprado la felicidad después de estar mucho tiempo buscándola. “No ha sido fácil” dice siempre que habla con alguien. Supo ser perseverante y las pequeñas dudas que alguna vez le asaltaron no le hicieron desfallecer. Sabía lo que quería y estaba dispuesto a pagar cualquier precio. Ahora, con la felicidad en las manos, se sentía como si acabara de conseguir un barco pirata de Playmobil en víspera de reyes después de escuchar durante un mes en multitud de tiendas que ya no encontraría ninguno. “¡Como soy!” va pensando.

El individuo B se ha cruzado con una oferta de felicidad a buen precio y ha comprado cuarto y mitad. Mira una y otra vez la lista de ingredientes sin que le acaben de convencer las bondades del producto. Tampoco encuentra la fecha de caducidad pero admite que el precio es de risa. “Mal no me va a hacer” piensa mientras se ve con ella en las manos. Sin embargo poco después se siente como a la salida de un supermercado con cuatro bolsas de plástico repletas de productos en sus manos cuando él había salido de casa solo a por huevos. “Todo un borrego” se dice.

El individuo A todavía no lee a Bucay pero cuando lo haga sabrá que en realidad siempre fue feliz.

El individuo B lee de vez en cuando a Pessoa y en el fondo sabe que nunca será feliz.

Anuncios

11 comentarios

  1. Me da cierta pena el individuo A. No sé concretamente el motivo y puede que al rato cambie de parecer, pero me da pena….Creo que porque sabe, en el fondo, que no habrá felicidad, y aún la compra, y paga caro, y sale sonriente, optimista (será esta la palabra?) pero ahí va, con su Pessoa a cuestas (a quién se le ocurre) y su felicidad de gama alta, buscada, deseada, adquirida.

    Será como el regalo de Reyes que desenvuelves con ansiedad para al rato dejar apartado por cansino o inservible? Qué hará Señor A ahora con su felicidad conseguida?

    Tenemos un mal concepto de la felicidad.. (si existe uno correcto)

    Besos!!!


    • A mi me dan cierta pena los dos, aunque le tengo más cariño a … a ver si adivinas, jeje.
      Discrepo en que el A sepa en el fondo que no habrá felicidad. Yo creo que se lo cree de todas todas y es más, puede que el creérselo juegue a su favor, y además antes de cansarse de lo que hoy le hace féliz tendrá otra cosa en mente que probablemente alquien esté interesado en vender, y que esté a su alcance, como está al alcance de muchos, aunque a cada uno, y esto es lo que yo no entiendo muy bien, le haga sentirse especial.
      Oye, ¡y a Pessoa no lo lleva a cuestas el A! Deja algo para el B, que mira que bonico…
      ¡Muchos besos!


      • Ya me he liado con A y B, pobrecitos, los he mezclao! Mira que al final todos son uno…


  2. Esta idividua que soy yo….llamemosme C…ha leido mas a Bucay que a Pessoa…pero he llegado a la misma conclusion que el señor B…
    Esto de comprar felicidad me recuerda a las bulas papales esas que se compraban en la edad media para subir al cielo….algo parecido….

    buen post…

    un abrazo


    • Pues es verdad, ¡son las modernas bulas papales! Pero en vez de subir al cielo, te lo bajas aqui para tenerlo a mano. El dinero y sus milagros. Ay..

      Un abrazo fuerte individua C.


  3. Que triste debe ser eso de tener la certeza de que nunca se será feliz, no?, porque a ver, yo creo que aunque uno no sea feliz esa esperanza de serlo debería estar….hummmm, debería, sí.

    Besossss


    • No sé, alguien que no busque la felicidad con ahinco ¿es necesariamente alguien triste?
      Estamos cansados de oir que la felicidad es su búsqueda en si misma, pero a veces me parece que está más cerca de ser feliz… o quizá está mejor, o quizá simplemente yo los prefiero… aquel que más que estar buscando la felicidad, pasa de ella y se dedica a sus cosas sin pensar tanto en adonde conducen. Y no niego que pueden conducir a territorios difíciles pero… en fin, quizá por eso yo los prefiero.
      Aish, creo que me estoy yendo del tema…
      ¡Besicos!


  4. Bucay= ajjjjjjjjjjj.


    • Pues eso digo yo.


  5. Si yo hubiera conseguido un barco pirata de playmobil hubiera sido feliz como A…pero suspendí el curso, y me quede sin él.

    Ahora creo que necesitaría enrolarme en un barco pirata somalí o malayo para ser feliz…¡que puñeteros son los años!


    • ¿Todo individuo B viene de un fracaso como individuo A? Puede ser pero…
      …y ahora pido perdón de antemano por el maniqueismo manifiesto: ¿el que no sirva para esclavo en un inútil?



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s