h1

A mi imagen y semajanza

6 diciembre 2011

Mi atormentado discípulo, escucha atentamente, esta será la última de mis enseñanzas. Dentro de unos minutos moriré.

Descubre tu rostro.

Conoces las herramientas que posees. Hemos invertido mucho tiempo en mostrártelas bien. Las has ejercitado hábilmente, tanto las físicas como las mentales. Por supuesto no dudo de que eres consciente de que su poder excede a tus necesidades. Has de saber, si no lo has adivinado ya, que eso es una anomalía en una naturaleza por lo demás armoniosa. No encontrarás en este planeta nada igual a ti. En efecto. No encontrarás jamás compañía. Tanta diferencia lo impedirá.

No le busques sentido a lo que eres. La respuesta no es más que un dado que ha ido dando vueltas hasta quedar en equilibrio sobre una de sus esquinas. Único y extraño. Pero nada más. No hace falta nada más para ser que el estar.

Y sin embargo ahí es donde vivirás. No dejaras nunca de intentar entender y dar significado al caos. La inutilidad de la tarea te frustrará día tras día. Ni siquiera sentirás alivio tras hacer lo que vas a hacer ahora. Aun así, adelante. Es el justo pago por tu formación. Tus instintos merecen ser escuchados y yo ansío descanso. Tu comienzo es mi final.

Anuncios

2 comentarios

  1. “Nunca dejarás de intentar darle significado al caos”. Pero ¿no es acaso éste el propio sentido de la vida humana? Pues, por mucho que nos cueste, no somos seres hechos para la vida contemplativa, para el mero “estar”. Aunque ello nos haga estar, al final, más solos. Y es que en realidad somos ‘seres sociales solitarios’, la gente va y viene, algunos están más tiempo a tu lado y otros menos, pero en el fondo, la única persona con la que compartes tu vida es contigo mismo.

    Muchas cosas que decir, pero es que hay demasiados temas inquietantes para un sólo post… 🙂


    • No sé si ese es el sentido, porque tampoco sé si es necesario que tengamos que buscarle un sentido a “la vida humana”. Lo que sí parece cierto es que esa es nuestra naturaleza, así es como somos. El cielo es azul y nosotros intentamos entender todo. La consecuencia es que algo sin explicación se convierte en una claqueta cerrándose a la voz de ¡Acción!

      Un besazo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s